Archivo para 18 mayo 2011

El calor en verano. Conejos.

Los conejos no toleran bien el calor y pueden llegar a morir de calor.

Es importante que vigiles su comportamiento durante los meses de calor: nuestros conejos se vuelven más inactivos que de costumbre. Eso no debe preocuparnos, es normal. También es normal que beba más agua y prefiera comer verduras y fruta fresca que pienso.

A partir de 30 grados pueden empezar a padecer problemas: si no reaccionan a nuestros estímulos, respiran demasiado rápido o las temperaturas son especialmente elevadas, debemos tomar medidas.Los síntomas de un golpe de calor son: respiración agitada, pasando a sonidos respiratorios por exceso de secreciones en un intento de eliminar calor, postración y desmayo.

En caso de golpe de calor NO le sumerjas en agua fría. Esto le puede provocar un shock. Moja sus orejas y su cuerpo con agua fresca. Llevale a su veterinario inmediatamente.

Asegúrate de que el conejo no está expuesto a la luz del sol directamente. Debe estar a la sombra en el lugar más fresquito de la casa.

Si se pone un ventilador que no le dé directamente al conejo. Puedes también poner una toalla húmeda sobre la jaula, para que el aire del ventilador atraviese la toalla y cree aire fresco. Con cuidado de que el conejo no llegue al ventilador, ni pueda morder los cables.

Coloca una baldosa de cerámica o de mármol en su rincón favorito ya que mantienen más tiempo el fresco.

Humedece las orejas del conejo. Los conejos sueltan calor por las orejas y, si las humedece, ayudará al conejo a mantenerse fresco.

Cepilla a menudo a tu conejo, así le quitarás pelo sobrante que le da calor. Si tiene pelo largo, se le puede recortar un poco para que no pase tanto calor.

Congela una o dos botellas con agua y ponerlas en la jaula para que se puedan echar junto a ellas y mantenerse frescas.

Dale muchas verduras para mantenerle hidratado.

Anuncios

El calor en verano. Gatos.

Los gatos no son muy prudentes en lo que se refiere al calor. De hecho, es probable que siga al sol durante mucho más de lo que deben y pueden acabar dañándose. Ten cuidado, por ejemplo, si tienes algún área con baldosas, porque llegan a calentarse tanto que pueden causar quemaduras en una tripa poco provista de pelo.

La raza puede ser un problema (o una suerte) con relación al sol. Si es de color claro (en particular, si es blanco y con la nariz o la piel rosadas), tendrás que ser un poco más cuidadoso. Cuanto más claro sea, más fácil será que sufra quemaduras.
Entonces, ¿qué se puede hacer para evitar que nuestro gato se dañe con el sol? En primer lugar, averigua cuáles son sus sitios de tomar el sol favoritos e intenta colocar alguna sombra. A los gatos les gustan las cajas de cartón y les encanta dormir en ellas. Una caja de cartón apoyada sobre un lateral es un escondrijo estupendo que tu gato usará para dormir cómodamente, protegido del sol. 

Por supuesto, si frecuentaba esos lugares por ser los más soleados, quizá empiece a buscar nuevos sitios al sol sin cajas de cartón que no le permitan tostarse como a él le gusta. Si es así, es probable que tengas que tenerlo dentro de casa cuando el sol sea más fuerte, por ejemplo desde las 11 de la mañana hasta las 2 de la tarde.

Si no tienes corazón para impedir que disfrute al sol, puedes utilizar una crema solar para protegerle las partes más propensas a sufrir quemaduras: las orejas. No le gustará al principio y probablemente intentará quitársela, así que asegúrate de usar una crema no tóxica. 

Ya lo sabes: la clave para que tu gato sea feliz en verano es permitirle que disfrute del calor, pero asegúrate de protegerlo del sol.

¿Qué puedes hacer si tienes alergia a los gatos?

La respuesta evidente es: ¡mantenerte lejos de ellos! Pero si eres un amante de los gatos, te gustará saber que hay formas de conseguir que las cosas sean mucho más fáciles. Muchos propietarios no se dan cuenta de que son alérgicos a su animal al principio.

¿Qué provoca realmente estas alergias?

Mucha gente cree que el problema es el pelo de gato, pero en realidad se trata de secreciones glandulares de tipo proteico. Tras sus sesiones de acicalado, el gato tiene saliva seca (rica en estas secreciones) por todo el pelaje. También desprende escamas de piel muerta (caspa) por toda la casa. Son cinco veces más pequeñas que las partículas de polvo doméstico, de modo que flotan en el aire durante mucho tiempo antes de posarse, por lo que es fácil inhalarlas. 

¿Son mejores los gatos de pelo corto que los de pelo largo?

La verdad es que no. En algunos casos, las investigaciones han demostrado que los gatos de pelo largo pueden ser incluso mejores que los de pelo corto. No existe una raza que no cause ningún problema, pero conviene saber que los gatos macho producen más secreciones proteicas que las hembras, y que los machos castrados producen menos que los no castrados. 

¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo?

Hay dos factores principales que afectan a la cantidad de alérgenos presentes en tu casa. En primer lugar, los tapizados y la ropa de casa que tengas, y en segundo lugar, si tienes a tu gato fuera o dentro. 

Si puede estar dentro, intenta limitar la cantidad de tiempo, o tenlo sólo en ciertas partes de la casa. Los colchones, edredones, sábanas y tapizados atraen alérgenos, así que no le dejes dormir sobre ellos, por muy confortable que encuentre tu cama. 

La limpieza es clave

Tendrás que limpiar al vapor tus alfombras cada tres meses, por lo que es mejor que te acostumbres a la idea. Los alérgenos se adhieren fácilmente a las alfombras y pasar la aspiradora puede agravar el problema porque hace que vuelen por el aire. Una idea podría ser utilizar un aparato limpiador especial para alfombras; hay muchos modelos en el mercado.

Además, asegúrate de usar cubiertas antialérgicas lavables en todos los sitios posibles de la casa, especialmente en tu cama. Lava la ropa de cama al menos cada dos semanas, a temperatura superior a 40 °C. Ten las ventanas abiertas durante el mayor tiempo posible para facilitar la salida de los alérgenos y permitir la circulación de aire nuevo y fresco. 

En el extremo de las posibilidades, siempre puedes considerar el cambio a suelos lisos de madera o vinilo y a sofás de fácil limpieza que puedas lavar periódicamente. 

¡Es mucho trabajo pero, por él, cada segundo merece la pena! 

¿Qué hay de la medicación?

No olvides que siempre puedes recibir medicación para combatir el picor de garganta y la irritación ocular. Se comercializan numerosos medicamentos diferentes, de venta libre o con receta médica, e incluso inyecciones. Combinando estos tratamiento con todos los consejos anteriores, podrás vivir mucho más a gusto con tu gato.

Pulgas y lombrices en los gatos.

Pulgas

Si tienes suerte, las pulgas no molestarán nunca a tu pequeño amigo.   Si no es así, se rascará y morderá; y en algunos casos podría tener una reacción en la piel.   Pero no te alarmes,  es fácil detectar si tu gatito tiene pulgas.   Son de color marrón oscuro y podrás ver cómo se mueven entre el pelo. También verás partículas negras, que son las heces de las pulgas en la piel.

Pide consejo a tu veterinario sobre cómo tratar las pulgas, y si compras un producto en una tienda de animales, asegúrate de que es adecuado para gatitos y que tienes suficiente para tratar a todas las mascotas de casa.

Recuerda que si tu gatito tiene pulgas, hay pulgas en tu hogar. Pasa la aspiradora por toda la casa. Lava y limpia cajas, ropa de cama y todo aquello con lo que esté en contacto habitualmente, y aplica un pulverizador en las zonas vecinas.

Lombrices

¿Ha empezado a parecer un poco barrigón? Quizá no sea su dieta. Las lombrices intestinales  pueden hacer que tenga la tripa hinchada y causar graves síntomas como vómitos, diarrea, mal estado en general y retraso del crecimiento. Pero no te alarmes, existen numerosos tratamientos muy eficaces que se administran normalmente cada 15 días entre las 5 y las 12 semanas y, después, cada 3 ó 6 meses. Averigua si ha recibido ya algún tratamiento antes de su llegada. Tu veterinario te explicará los siguientes pasos.

Otro de los enemigos de tu gatito son las tenias, aunque son más frecuentes en los gatos adultos por comer ratones u otros roedores. Si has observado algo parecido a granos de arroz en su bandeja de arena o en torno a su trasero, puede tener tenias. Los tratamientos contra las lombrices no funcionan con las tenias, por lo que deberás consultar a tu veterinario y  pronto estará en perfecto.

Me gustaría que si tu mascota ha tenido alguna enfermedad de este tipo, comentaras su tratamiento, y toda información que pueda ser útil para otras personas.  🙂


Historia del gato desde el antiguo Egipto.

En China, el gato doméstico apareció hacia el año 400 A.C., aunque muchos dicen que lo hizo en el año 2000 A.C. En este lugar las únicas utilidades que se le vieron fueron la de cazar ratas y la de acompañante de mujeres. Esto, ya que más bien se despreciaba, pues se creía que traía pobreza a la casa.

No obstante, para neutralizar el poder atribuído, se dijo que si se colocaban representaciones en porcelana, de gatos sentados con miradas profundas o mirando hacia lo lejos, en las esquinas de las entradas de las casas, no llegaría la pobreza que se decía. Por otro lado, algunas personas pensaban que los gatos alejaban los malos espíritus debido a la buena visión nocturna que posee este animal. También creían que entre más viejo y feo fuera el gato que se tenía en la casa, más fortuna traería para su dueño. En todos los países budistas se conocen maravillosas leyendas acerca del gato. Sin embargo, fue excluído de los horóscopos chino y japonés, y no está incluído en la lista de animales protegidos por los cánones budistas. De Egipto al resto del Mundo

Existe la probabilidad de que el gato doméstico llegara a la India al mismo tiempo que lo hizo a China. Se piensa que en India el gato fue mejor acogido debido a que las religiones hinduísta y parsi profesan el respeto por cualquier forma de vida. Además, a los hinduístas ortodoxos se les obliga a dar alimento y alojamiento sin importar qué tipo de animal sea. El gato doméstico llegó a Europa procedente de Egipto. Es posible que los fenicios fueran quienes hicieran el tránsito del animal, debido a que la exportación del gato estaba prohibida en Egipto, y sólo ellos pudieron robar algunos animales para regarlos por todo el Mediterráneo. Los griegos y romanos ya tenían otros animales que ayudaban en el control de las ratas, así que no pudieron ver mejor utilidad para el gato que la de mascota. Sin embargo, algunas personas sí los llevaron a las granjas para convertirlos en los amos del control de roedores.

Con la expansión del Imperio Romano el gato doméstico llegó a toda Europa donde siempre iba a ser bien visto. Sin embargo, aunque la Iglesia Cristiana no lo persiguió, si creía que traía muchos recuerdos del paganismo. La llegada del gato doméstico a América no tiene certeza en fecha ni lugar. Se cree que con la llegada de Cristóbal Colón al nuevo continente arribaron no solo los roedores sino también los gatos.

Curiosidades sobre los conejos :)

  • Los conejos pueden mirar detrás de ellos sin necesidad de girar su cabeza, sin embargo tienen un punto ciego enfrente de su cara.
  • Los conejos dómesticos no pueden juntarse con los conejos salvajes.
  • El conejo suda a través de las almohadillas de sus patas.
  • Los conejos pueden brincar hasta un metro de altura, a veces incluso más.
  • Los conejos son más activos en el alba y el anochecer.
  • Los conejos no pueden vomitar.
  • Pero si pueden ronronear como los gatos.
  • Algunos comen sus propios excrementos nocturnos, y éstos son un excelente fertilizante para el jardín.
  • La camada más grande que se conoce fue de 24 conejitos.
  • La edad máxima que se conoce de un conejo son 19 años.
  • Sus dientes nunca dejan de crecer.
  • Existen más de 150 diferentes colores para el pelaje de los conejos, pero solo 5 colores para sus ojos (marrón, azul, gris azulado, veteado y rosa.)
  • Hay más de 50 razas establecidas para el conejo dómestico.
  • Los conejos, contra la creencia general, no son roedores, sino que pertenecen al orden de los lagomorfos, al igual que las liebres.